Los Beatles conocen a Elvis Presley

Los Beatles conocen a Elvis PresleyEl 27 de agosto de 1965 tuvo lugar el encuentro entre dos titanes de la música del siglo XX, Elvis Presley y los Beatles.

Ya hacía cinco días que los Beatles estaban en 2850 Benedict Canyon, la mansión de Beverly Hills que alquilaron a Zsa Zsa Gabor durante una pausa en su gira de 1965 por América del Norte. A pesar de la estricta seguridad y la atención que rodeaba al grupo, durante el día, Paul McCartney y el chofer Alf Bicknell lograron salir por algún tiempo. McCartney llevaba un disfraz para hacer un poco de turismo alrededor de Los Ángeles.

Según Paul, conocieron a  Elvis Presley al final de su estancia en Los Ángeles. Lo habían intentado durante años, pero nunca habían podido llegar a él. Solían pensar que eran una amenaza para él y el coronel Tom Parker, así que, este apareció con algunos souvenirs y les dijo qué hacer. Finalmente, recibieron la invitación para ir a verlo a Hollywood mientras hacía una película.

Tuvo lugar en la mansión de Presley en 565 Perugia Way, Bel Air, Los Ángeles. Los Beatles llegaron a las 11 pm y fueron recibidos por Elvis en su gran salón circular. La habitación estaba bañada en luz roja y azul, y contenía una televisión en color, máquina de discos, sofá en forma de medialuna, juegos de mesa y un bar.

Las condiciones para el encuentro fueron que no acudiese prensa, sin fotos ni grabaciones y no filtraciones de información. La casa era un gran edificio redondo con un montón de ventanas y un gran jardín delantero. En la puerta había un Rolls Royce y un par de Cadillacs. A su llegada, fueron escoltados por la famosa Mafia de Memphis.

Elvis estaba mirando a su enorme televisión sin sonido mientras tocaba el bajo, con los miembros de su séquito.

Para George, conocer a Elvis fue uno de los mejores momentos de la gira. Fue divertido, porque en el momento que estaban cerca de su casa habían olvidado a dónde iban. Iban en una limusina Cadillac, dando vueltas y vueltas a lo largo de Mulholland. Cuando llegaron, tomaron conciencia de dónde iban, y bajaron del coche todos nerviosos riendo.

El encuentro no fue un gran éxito, había un ambiente un tanto enrarecido y poca conversación al principio. Finalmente Elvis les dijo: “maldita sea, si vais a quedaron sentados ahí mirándome, me voy a la cama”. John fue el primero en hablar y le preguntó que porqué hacía canciones tontas, que qué había pasado con el rock and roll, a lo que Elvis, tranquilamente, le miró, le sonrió y les estrechó la mano a todos.

Una vez roto el hielo, trajo guitarras y tocaron un poco todos juntos, mientras Ringo, sin batería, tamboreaba los dedos en los muebles de madera. Todos cantaban, y mientras tocaba Elvis algunas notas en el bajo, le dijo a Paul: “mira, estoy practicando”, y Paul le respondió: “no te preocupes, entre Brian y yo te convertiremos en una estrella”.

No existen fotos ni grabaciones de ese día, aunque habrían sido geniales.

Paul McCartney enseñó a Elvis Presley algunas líneas de bajo, luego tocó el piano y la guitarra.La conversación se hizo más fácil, y hablaron sobre sus fans, giras y sus respectivas películas. John Lennon le preguntó si iba a volver a hacer discos de rock ‘n’ roll, a la que Presley culpó a sus horarios de filmación apretados.

La reunión duró alrededor de tres horas, al final de las cuales Parker dio a The Beatles todos los discos de Elvis, pistoleras con cinturones de cuero de oro y una lámpara de mesa en forma de un vagón.

Al salir, Lennon preguntó a los otros, “¿Dónde está Elvis?” creían que había sido un sueño. John Lennon más tarde lo describió como “como la reunión de Engelbert Humperdinck”.

 

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *