La curiosa relación de The Beatles con Los Simpsons

Es de sobra conocida la cariñosa relación que existe entre The Beatles y la mítica serie de dibujos animados Los Simpsons, la cual ha hecho guiños a la banda en más de un episodio convirtiendo a John, Paul, George y Ringo en personajes enredados en la trama, parodiando álbumes, videoclips y parte de la historia de The Beatles o reproduciendo su música durante los episodios. No es de extrañar entonces que Matt Groening, creador de la familia amarilla, sea un gran admirador del cuarteto.

Ringo Starr fue el primero en hacer su aparición en versión animada durante uno de los capítulos más antiguos de la serie. Durante su desarrollo descubrimos que Marge Simpson desde su juventud estuvo locamente enamorada de Ringo y que incluso le pintó un retrato que le mandó junto con una carta, que el batería respondió cuarenta años después del furor beatlemaníaco.

El segundo en adoptar forma Simpson fue George Harrison, quien se relaciona con Homer cuando éste forma parte de los Be Sharp (Solfamidas) junto con Apu, Skinner y Barney. El grupo de Homer ya ha seguido una trayectoria muy similar al de The Beatles, tanto en cuanto a discografía como a adversidades , pero tal vez la mayor prueba de su parecido sea la última actuación de los Be Sharps en la azotea del bar de Moe, durante la cual Harrison aparece exclamando algo como: ¡Ah, eso ya se hizo! Refiriéndose, sin duda, al concierto en la azotea de los estudios Abbey Road.

Paul McCartney se suma a la serie durante el capítulo en que Lisa decide adoptar una alimentación vegetariana por el bien de los animales y el planeta. Se le hace difícil aceptar a las personas que consumen carne y Paul junto a su inseparable Linda le dan consejos para tolerar ese comportamiento en la gente. Además, Paul aparece de forma fugaz en otros episodios.

Quien, por desgracia, no conoció a Los Simpsons fue John Lennon, pero no por ello se queda sin su pequeño homenaje en la serie. Lo vemos en tres breves cameos junto a los demás Beatles, con Yoko y en el cielo de los famosos, montando sobre un Submarino Amarillo.

A parte de estas apariciones y algunas menos notables, los cuatro de Liverpool son una auténtica obsesión para Ned Flanders, así como un pedazo muy importante de la infancia y vida de Homer Simpson y su madre, Mona, junto con la contracultura e ideales hippies propios de la década.

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *