Cuando España recibió a The Beatles

El dos de julio de 1965 la sociedad española se preparaba para la primera actuación de The Beatles en nuestro país, tachada entonces de peligrosa y mediocre. Los miembros también fueron objeto de los más cariñosos apelativos, puesto que entonces el naciente rock constituía la expresión más arriesgada de libertad juvenil.

La asistencia al concierto de Madrid fue menor que al de la Monumental de Barcelona –por motivos más o menos evidentes- , asistiendo aproximadamente diez mil y quince mil personas, respectivamente (aunque la cifra varía mucho según la fuente). Aún así, centenares de jóvenes debieron quedarse en casa con la entrada entre las manos, ya que desde el Régimen las advertencias no eran nada apaciguadoras para los padres, que por miedo a supuestas revueltas sociales decidieron prohibir a sus hijos la asistencia. Desde el NO-DO hubo también una gran manipulación con objeto de que la entonces triste sociedad española viese esta gran oportunidad para el panorama musical en nuestro país como poco menos que una nimiedad. Aún así, tras lamentable pataleta solo pudieron contemplar con ceño fruncido el sentimiento que entre los jóvenes despertaron.

La actuación no fue ni brillante ni pésima, lo que a sus fans no debió importar demasiado, puesto que el cuarteto era lo más rockero, novedoso y vanguardista para lo que el país estaba preparado. Tristemente, se notó la fastidiosa presencia de los “grises” quienes, a parte de vigilar constantemente el ambiente del concierto como si de algo prohibido se tratase, impidieron la entrada a muchos jóvenes de aspecto “sospechoso”.

John, Paul, George y Ringo se mostraron simpáticos con la prensa, aunque las entrevistas que les hicieran no tuvieran demasiado interés musical y girasen en torno a bromas y temas triviales. Son de sobra conocidas las fotos que les tomaron con traje de luces, con tricornio y en actitud casi burlona con la guardia civil. Sobre todo resulta chocante que se vistiesen de toreros, hecho del que se arrepentirían en cuanto conociesen con detalles las actividades realizadas durante el cruel festejo.

No era la primera vez que los músicos ingleses visitaban España, pero sí la primera vez que lo hacían profesionalmente. The Beatles volverían por separado algún tiempo más tarde. La visita más relevante es sin duda la de John Lennon –acompañado algún tiempo por Ringo Starr- al año siguiente para el rodaje de How I won the war en Almería, lugar que además le inspiraría para la creación de Strawberry fields forever y que fue escenario de una historia emocionante entre él y un profesor de inglés que viajó hasta allí para conocerle, pero esa ya es otra historia…

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *